La actuación dentro de la película.

Los actores son los que permiten la expresión de la historia en la película. Estos son los que llevan el mensaje de la obra al público y expresan los más profundos sentimientos, que en muchísimas ocasiones, son sentidos igualmente por el espectador.

La actuación constituye un arte, y aquellos que nacieron con el don de mutar su verdadero ser en otro completamente diferente, encuentran siempre refugio en la gran pantalla. Es aquí, en el cine, donde la actuación alcanza su mayor esplendor, pues con ayuda de efectos visuales como las luces, los efectos de sonido y la edición de la película, se logra crear una obra realmente sorprendente que impacta al espectador.

El actuar es la posibilidad del hombre de representar dolencias y alegrías de manera fingida, haciéndolo parecer sentimientos reales. Es esta capacidad la que explota al máximo no solo el cine, sino también el (teatro), la danza y la televisión. Es esta capacidad la que hace tan atractivo al séptimo arte.

Existen muchos actores y actrices de renombre, pero cada uno posee características propias que los hacen idóneos para determinados papeles y no para otros. ¿Podría alguien imaginar a un villano con un rostro angelical y una dulce voz?

Una actuación puede definir la calidad de una película, pues si quienes cuentan la historia, no transmiten el mensaje correctamente, es imposible que éste llegue como se espera al público, por lo que se tergiversa la trama y se deteriora la calidad del filme. Pero los buenos actores son aquellos que son capaces de reflejar en su papel, los sentimientos y dolencias con poco más que su rostro, sus manos y sus palabras. Es entonces que surge la verdadera magia del cine, que es aumentar ese explosivo poder creativo del actor a un nivel tal, que el observador se involucre por completo en la trama de la historia, y olvide, en ocasiones, su propia realidad.