La música, el complemento perfecto

Hay muchos aspectos que hacen que una película sobresalga entre miles de producciones cinematográficas, por ejemplo la dirección, la escenografía, la fotografía, el vestuario y por supuesto los actores y actrices que le dan vida a los personajes. Pero existe un aspecto de la producción que logra transmitir emociones al espectador como ningún otro: la música.

Todas las personas les gusta la música, aunque tengan diferentes gustos, ya sea tango, bachata, salsa, pop o rock. Una canción, o simplemente un instrumental, nos transporta a un momento determinado relacionado con nuestras vivencias, nos recuerda a una persona o nos hace reflexionar sobre la vida. Y si una canción a veces puede más que mil palabras, una canción acompañada de imágenes visuales es incluso mas poderosa.

La música correcta y apropiada nos hace sentir emociones que ayudan a que comprendamos una escena. Además, logra que nos sintamos identificados con los personajes ya que nos coloca en sus zapatos y tomamos como nuestras todas sus vivencias.

Es por esto que la música en una producción cinematográfica es tan importante, y es por esto que tiene la capacidad de mejorar cualquier filme. También a veces, el trabajo musical en la película está tan bien logrado que trasciende incluso sobre el propio filme y logra que, una vez terminado el filme, lo que nos quede sean los acordes de una melodía perfecta.

Muchos cantantes y compositores tienen la oportunidad de prestar su talento para la realización de una película, y algunos de ellos son homenajeados y premiados en diferentes ceremonias a lo largo del año. Los cantantes ingleses Adele y Sam Smith obtuvieron el máximo galardón por sus contribuciones en dos películas diferentes de la famosa saga de acción del aún más famoso Agente 007. Algunos compositores también también han obtenido este reconocimiento, como el multipremiado músico francés Alexandre Desplat.