Las películas 3D redimensionan la forma de ver el cine.

Las películas en tercera dimensión, o simplemente 3D, son aquellas que, mediante una avanzada tecnología, permiten al espectador observar los sucesos como si formaran parte de su entorno. Este reciente avance ha revolucionado la industria cinematográfica, pues cada cine del mundo ahora cuenta con salas 3D, o incluso aquellas llamadas de 4D o más dimensiones.

Las películas de 4D o más dimensiones, son aquellas que involucran en la experiencia, además de sorprendentes efectos visuales, sensaciones a través de máquinas que mueven los asientos, que rocían agua, que producen aire, y otros elementos en dependencia de los sucesos que ocurran el película.

Esta tecnología es especialmente divertida si se aplica en películas animadas, películas de acción, de aventuras; es decir, aquellas que involucren grandes elementos ficticios que sean interesantes de ver como si fueran reales. Es por esto que las películas en tres dimensiones suelen ser de superhéroes o fantasía, y no dramas o comedias clásicos.

El gran impacto que las películas en tres dimensiones tuvieron para el cine, hizo que los fabricantes de televisores buscaran una solución técnica para recrear este fenómeno en los televisores de los hogares, por lo que actualmente son vendidas y comercializadas películas en 3D para ser reproducidas en televisores especiales desde la comodidad de la casa.

Esta tecnología, que ha evolucionado desde las gafas con un lente azul y otro roja, a la que se utiliza hoy en día con lentes aparentemente normales, ha permitido que su calidad y credibilidad sea cada vez mayor.

El avance que ha tenido la industria del cine y de la televisión el aspecto de la tridimensionalidad, es una muestra más del poderoso impacto que posee la tecnología en la vida del hombre, y la revolución que produce en la sociedad el descubrimiento de novedosas técnicas, independientemente del marco al cual pertenezcan.