Los efectos especiales llevan las pelóiculas al siguiente nivel.

Una película con una buena dirección, un buen guion, y una buena actuación es una buena película. Pero son aquellos elementos que ocurren detrás de una computadora los que la llevan realmente a la cima.

Tanto la edición, como los grandes y asombrosos efectos especiales utilizados con gran frecuencia en las películas de fantasía, de acción, de aventura y en otras, son factores importantes en la calidad y credibilidad de una película. Es por esto que, con el poderoso avance de la tecnología, estas técnicas se han mejorada y se han logrado efectos visuales asombrosos, que no podrían haber sido logrados 50 años atrás.

Es películas como la saga Harry Potter, Avatar y más recientemente Gravedad (Gravity) y Animales fantásticos y dónde encontrarlos (Fantastic Beasts and Where to Find Them), que podemos apreciar la magnitud que ha alcanzado el impacto de la tecnología en la industria del cine, pues sus grandes criaturas míticas son producto del trabajo de animación y diseño que se realizan durante la edición.

Estos efectos visuales, y en ocasiones también audibles, son muy utilizados, además de para crear grandes animales míticas, para recrear escenografías o sucesos naturales de una forma más económica, por lo que algunas películas resultan más fáciles de rodar.

Es tal la magnitud de esta técnica para el cine, que las grandes premiaciones de cine como los Globo de Oro y los Óscar, reconocen el trabajo realizados por los animadores de las películas, a través de una categoría especial para esta rama del cine, siendo reconocidos los más destacados equipos de efectos especiales del mundo de las películas.

Los efectos visuales son de gran importancia para la industria fílmica, pues posibilitan imaginar cualquier realidad fantástica, y llevar a un libreto, y luego a las pantallas de los cines del mundo. Estos efectos han potenciado, en gran medida, el desarrollo del cine durante sus últimos años.