¿Qué sería del cine sin sus fanáticos?

El cine es una de las industrias que más seguidores consigue a nivel mundial. Las películas atraen a muchas personas, y algunas de ellas se convierten en fanáticos, especialmente de las sagas fantásticas o los superhéroes. Algunas de las cadenas de cine con más fanáticos son Warnes Bros Entertainment Inc, The Walt Disney Company.

Es muy habitual que las películas animadas atraigan la atención del público, especialmente el infantil, y sus personajes se extiendan a otras industrias como las de juguetes y las de ropa. Además, muchas películas logran atraer a públicos más variados, que incluyen no solo a jóvenes y adolescentes, sino también a adultos. Es este profundo interés por parte del público el que permite, en gran medida, que las películas triunfen, y las franquicias puedan ser explotadas al máximo.

Algunos de los parques temáticos más importantes del mundo están relacionados con películas. Tal es el caso del Reino Mágico o Magic Kingdom perteneciente a Walt Disney World Resort, ubicado en los Estados Unidos, siendo el parque temático más visitado a nivel mundial. Es en este tipo de lugares que los aficionados a las películas pueden adquirir todo tipo de objetos relacionados con sus filmes favoritos.

El fanatismo en extremo puede llegar a dañar psicológicamente a las personas, puedes puede provocar la pérdida de la identidad personal y del juicio moral; aunque esto ocurre solo en casos muy extremos. Por lo general, el gusto por las películas solo nos une más como seres humanos, y nos permite compartir tiempo con aquellos que nos rodean.

Los fanáticos son muy importantes para la industria cinematográfica, ya que ellos son el sustento de las películas, y su entrega y gusto por ellas son los que permite su realización, especialmente cuando se trata de sagas compuestas por varias partes como Harry Potter o La guerra de las Galaxias (Star Wars), en las cuales es fundamental el éxito taquillero de las cintas para continuar el rodaje de las siguientes películas.